Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El suelo es una de las partes más sufridas de la casa: constantes pisadas con las zapatillas que traemos de la calle, restos de comida que caen cuando cocinamos, polvo que se acumula cuando abrimos la ventana… Por eso, hoy en el blog vamos a preparar una guía muy sencilla con consejos básicos para saber cómo limpiar los diferentes tipos de suelo.

Para frenar el desgaste del suelo y la acumulación de suciedad hay varias cosas que podemos hacer sin tener que meternos todavía con el tema de la limpieza. La primera de ellas es evitar andar con las zapatillas de calle por el piso.

En cualquier caso, por mucho que te esfuerces en evitarlo, llegará el momento en el que tengas que limpiar el suelo, así que vamos a dar algunos trucos para las diferentes superficies:

PARQUÉ O TARIMA: Se trata de un material que se estropea fácilmente con la humedad, sobre todo cuando está barnizado, por lo que no es recomendable fregarlo con asiduidad. En cambio, podemos usar una mopa de manera habitual y, de vez en cuando, fregar con la fregona bien escurrida y un producto específico para este tipo de superficies. También conviene evitar la exposición directa al sol pues podría decolorarse prematuramente.

CERÁMICA: Es uno de los suelos más resistentes (aunque no resulte muy hogareño, al ser un poco frío). Para limpiarlo primero hay que pasar la escoba o la aspiradora con entusiasmo, de manera que quede el suelo sin polvo para, posteriormente, fregarlo con una mezcla de agua y el producto específico para este tipo de suelo. Aquí el mayor problema lo encontramos en las juntas, a las que tendremos que dar cada cierto tiempo con un cepillo de dientes en desuso. Existen productos para blanquear esas juntas y podemos aplicarlos una vez al año.

MOQUETA O ALFOMBRA: El suelo de moqueta actúa como aislante térmico y acústico, pero acumula polvo y ácaros, por lo que el mantenimiento semanal deberá hacerse con una buena aspiradora. Las alfombras y moquetas tampoco son amigas de las manchas, así que si se cae algo lo mejor que puedes hacer es intentar limpiarlas cuanto antes con un cepillo y una mezcla de agua con bicarbonato.

MARMOL: Es posiblemente el material más resistente y no requiere de demasiados cuidados. Para limpiarlo pasamos la escoba y fregamos con agua y jabón neutro. El problema que podemos encontrar es que vaya perdiendo brillo con los años. Por tanto, cada cierto tiempo deberá llamar a una empresa especializada y acristalar el suelo.

En Limpiezas La Trinidad somos expertos en la limpieza de oficinas, gimnasios, comunidades, locales comerciales, etc. Contacta con nosotros si necesitas una empresa de limpieza profesional con más de 25 años de experiencia.

 

latrinidad@limpiezaslatrinidad.com
También puede contactar con nosotros en:
C/ Jacinta Marto. 1 Ac – 41010 Sevilla
Teléfono: 954 33 66 69

Últimas noticias

Facility Management

Javier Trinidad – Gerente de Limpiezas La Trinidad expone su visión sobre Facility Management. ¿Qué es Facility Management? Facility Management: es una disciplina que engloba

Leer más »